Cuando inicio el actual gobierno, como quien dice, cada nuevo servidor se dio a la tarea de echarle leña al anterior. Por ejemplo, decir que en la mayor parte de las dependencias habían encontrado un sinfín de aviadores: hombres y mujeres que cobran, pero que no trabajan. Y así fue como, según las cuentas del Secretario de Administración, Jesús Nader se despidió a más de 5 mil aviadores. Obvio, de ser cierto, era un verdadero lastre.

Día a día en la medida que uno conversa con servidores públicos, no de los de arriba, sino de los que hacen la talacha, amén de que por otra parte leemos los medios de comunicación, nos enteramos de hechos y circunstancias que tienen que ver con el arte de gobernar. Y en más de una ocasión, ante esa información, uno se pregunta: ¿acaso no saben gobernar, no saben administrar? ¿No saben, por ejemplo, el significado de la eficiencia y la eficacia?

Y es que el arte de gobernar y el de administrar se pone en evidencia en cada decisión, en cada acción, en cada información que se indica si hay avance o retroceso. Y claro, más se pone en evidencia, ahí cerca de nosotros, en el barrio, en la calle sucia, en la plaza limpia o en la recolección de basura. Gobernar es dar dirección, el cómo; y la administración, es la acción.

AVIADORES Y DEMANDAS.

Cuando inicio el actual gobierno, como quien dice, cada nuevo servidor se dio a la tarea de echarle leña al anterior. Por ejemplo, decir que en la mayor parte de las dependencias habían encontrado un sinfín de aviadores: hombres y mujeres que cobran, pero que no trabajan. Y así fue como, según las cuentas del Secretario de Administración, Jesús Nader se despidió a más de 5 mil aviadores. Obvio, de ser cierto, era un verdadero lastre.

Esta situación ha derivado, según Abelardo Perales Meléndez –Coordinador Jurídico del Estado-, en que no hay dinero para hacer el pago correspondiente a las demandas que el Estado perdió. Y pide, en serio, pide a los extrabajadores, que se esperen hasta un año más, porque ya se acabó el dinero que estaba presupuestado para este año… esperamos pues que no se embarguen propiedades estatales para dicho pago.

REYNAS DE LA INEFICIENCIA.

Hay otros detalles que no se deben perder de vista. Por un lado nos dicen que en el último reporte de octubre en el Periódico Oficial aparece que las COMAPAS tienen un adeudo de más de 322 millones de pesos. Por años, o por trienios, se ha considerado que  estas dependencias municipales están convertidas en la caja chica del alcalde en turno, o del gobernador, cuando se administra por el Estado. Obvio, algo ha estado mal, y nadie lo pone remedio.

Pero eso no es todo, nos indican, que el gobierno estatal y cinco municipios más tienen observaciones de la Auditoria Superior de la Nación por un total de 1,184 millones de pesos. Ahí se enfrentan, las entidades cuestionadas, ante dos alternativas: justifican el gasto, lo comprueban o, tan simple, como que regresan el dinero. Regresarlo, obvio, si no se puede justificar donde y en que se gastó. Se pregunta uno: esto es reiterativo, cada trienio, cada gobierno… y al final, nada pasa. ¿Por qué?

REELECCION O AÑO DE HIDALGO.

Al último año de gobierno, sea federal, estatal o municipal, por lo regular la expresión mas socorrida era: hay que gastar todo, pero también, se entiende, que muchos no lo gastan, pero si se lo llevan, porque no saben hasta cuándo volverán a tener la oportunidad de tener otro presupuesto público en sus manos. Algo así como un bono de despedida… eso, en este trienio municipal, no funciona cuando el alcalde se quiere reelegir.

No hemos visto, por ejemplo, que el Auditor Superior del Estado, mencione a Oscar Almaraz como un alcalde con problemas de comprobación de gastos. Obvio, Almaraz es un contador público, ya fue tesorero estatal, como quien dice, se las sabe de todas todas. No así, uno que otro alcalde, prisitas y panistas, que no pueden pensar en la reelección puesto que la percepción, tanto de la población como de sus partidos políticos, es que no cumplieron con las expectativas de ser eficaces y eficientes, ser buenos gobernantes.

ALMARAZ Y VICTORIA.

Todos los días, no hay excepción, que uno se entere de como Oscar Almaraz esta en uno u otro lado de la ciudad: inaugurado una pavimentación de concreto; reparando tuberías del agua potable; limpiando un parque público o el camellón de una avenida. Hay pues, la imagen de que si se puede, cuando se quiere gobernar bien. En pocas palabras: está haciendo todo lo necesario para que su partido lo haga nuevamente candidato a la alcaldía capitalina. Y, obvio, se está ganando el afecto y reconocimiento de los beneficiarios.

Comentarios:

[email protected]

http://melitonguevara.blogspot.mx/

Siguenos en Facebook