Incrédulos escuchamos las primeras noticias, sin dar crédito, de inicio por coincidir con el 32 aniversario, pensando que era un simulacro mas como los que se realizan desde hace treinta años para concientizar a los ciudadanos sobre la importancia de las indicaciones de protección civil.

Resilencia en física es la capacidad de un elemento de recuperar su forma inicial a pesar de algún estiramiento o deformación o trastorno, se aplica en psicología a la capacidad de una persona de recuperarse ante un golpe o cambio en su vida, ante un suceso traumático que requiere de la capacidad de auto animarse y recuperar la perdida, en resumen es la capacidad de superar la adversidad.

Palabra de moda entre políticos y que me ha tocado escuchar entre algunos encumbrados, que como suena bonita y creen que nadie conoce su significado o no sabemos utilizar el internet  le dan la interpretación que ellos quieren.

El martes 19 México se levantó con el recuerdo de 1985 sin imaginar que se repetiría la pesadilla, poniendo a prueba nuevamente la resilencia de los mexicanos

Nos duele la tragedia y el sufrimiento de quienes perdieron a un ser querido o viven con angustia por la impotencia de algún hijo desaparecido o atrapado bajo los escombros de un pesado edificio que sucumbió ante el terremoto  de 7.1° Richter, que pareciera quiere marcar en la piel de los mexicanos con sangre esta trágica fecha.

Incrédulos escuchamos las primeras noticias, sin dar crédito, de inicio por coincidir con el 32 aniversario, pensando que era un simulacro mas como los que se realizan desde hace treinta años para concientizar a los ciudadanos sobre la importancia de las indicaciones de protección civil.

De destacar, una vez más , que superados los primeros minutos por el impacto y el asombro, la solidaridad espontanea, inmediata y sin condicionante de miles de mexicanos que empezaron a retirar escombro para rescatar a los heridos y atrapados bajo pesadas lozas de concreto.

Solidaridad que contrasta con los indicadores de violencia en que vivimos en muchas regiones del país, hasta la fecha y de continuar la tendencia, este será el año con más homicidio doloso y más penoso aun, con más feminicidios.

Como podemos explicar o entender que por un lado los asesinatos y feminicidios se perciban imparables y por otro lado ver a miles o millones de los mismos mexicanos volcados en las labores de rescate o donando y acopiando material de ayuda.

Quien vea solo la parte cruel de algunos mexicanos pensaría que no tenemos alma o conciencia, que vivimos en un país de asesinos, lo cual contrasta con los esfuerzos en la escuela Enrique C. Rébsamen donde miles se esforzaron por rescatar a una sola niña, cierta o falsa.

México es mucho más grande y resilente que cualquier acontecimiento que nos afecte, los políticos lo saben y por ello abusan del pueblo que protestaron proteger.

A México le urge una sacudida, le urge un cambio cimentado en la democracia y el respeto a los derechos inalienable de los mexicanos, así como respetando las instituciones democráticas construidas en el tiempo.

A México le urge un viraje de timón que le de rumbo y recoja el deseo de millones que manifiestan ante la tragedia su deseo y voluntad de estirar la mano para apoyar al caído, que les dé esperanza a esos millones de mexicanos sumidos en la pobreza y los acerque a un nuevo estadio de bienestar que les dé una mejor expectativa de vida.

Como sucedió en 1985, esperemos que este terremoto haga eco en los mexicanos y cimbre y sacuda la conciencia de los ciudadanos para que entendamos que los mexicanos somos por mucho más grandes que la clase política corrupta y corruptora que nos representa , ni los partidos políticos, ni sus dirigencias y mucho menos los funcionarios públicos de los tres niveles son los dueños del país, por lo mismo exijamos más a nuestros políticos, como sociedad involucrémonos en la toma de decisiones y no dejemos que esos pocos dirijan nuestro destino colectivo.

Para rematar, así como dice el PRI renunciar a 258 millones de pesos que donará a la reconstrucción del terremoto, así debería renunciar a los colores de nuestra bandera y que enarbola en todos sus símbolos partidistas desde hace mas de 88 años, sería una señal bien recibida por los millones de mexicanos que vemos en nuestro país una esperanza de ser mejores.

Siguenos en Facebook