Desafortunadamente, el presupuesto que ha solicitado el Instituto Nacional Electoral (INE) para las elecciones del 2018, que asciende a 25 mil millones de pesos, se contrapone cuando existen otras necesidades más urgentes que atender a lo largo y ancho del país.

Tiene mucha razón el rector Enrique Etienne Pérez del Río al señalar que la UAT quedará en buenas manos, ya que el candidato único José Suárez Fernández no sólo conoce muy bien los retos y necesidades de nuestra alma mater, sino también tiene el apoyo de la administración estatal para consolidar los objetivos planteados en el periodo 2018-2021.

El rector Etienne del Río voto ayer en la Facultad de Comercio y Administración, del Campus Victoria, en donde reconoció que ha sentido nostalgia en sus últimos recorridos por las facultades y escuelas de la UAT, pero se va con la satisfacción de dejar un ambiente de total armonía y con el ánimo de alcanzar la excelencia en nuestra máxima casa de estudios.

Destacó la alta participación de estudiantes y maestros en el proceso para la elección de Suárez Fernández como nuevo rector de la UAT, debido a que antes del medio día la participación de los catedráticos rebasaba el 75% en escuelas y facultades, según datos preliminares.

A propósito, surgieron varios comentarios entre maestros y funcionarios universitarios cuando acudieron a votar, pero el que más prevaleció fue en torno a quienes serán los colaboradores de Suárez Fernández como rector de la UAT.

Algunos coincidían en que el actual Secretario General, Juan Salinas Espinosa no seguiría a pesar de la estrecha amistad que tiene con el sucesor de Etienne Pérez del Río.

No debemos olvidar que Salinas Espinosa es un distinguido priísta y su inclusión en el nuevo equipo podría ser vetado desde la oficina principal del Palacio de Gobierno, además de que tiene muchos años y, según varios amigos de él, ya quiere descansar y disfrutar de su familia.

De igual forma, no descartan la posibilidad de que el actual Secretario Académico, Marco Aurelio Navarro Leal, decida dejar la máxima casa de estudios para darle oportunidad a las nuevas generaciones.

También se habló de que el actual Secretario de Investigación y Posgrado, José Luis Pariente Fragoso, ha externado que no seguirá su carrera dentro de la UAT para atender otros proyectos personales.

En contraste, se da como un hecho de que el Secretario de Administración, Víctor Hugo Guerra García, continúe dentro del nuevo equipo de Suárez Fernández porque ha demostrado ser un buen interlocutor con la administración estatal.

De regreso a la jornada electoral de la UAT, el candidato único Suárez Fernández voto en la Facultad de Ingeniería y Ciencias, Campus Victoria, en donde agradeció a la comunidad universitaria que haya ejercido su derecho de elegir y el apoyo que ha recibido durante su visita a los 26 planteles de nuestra alma mater.

Indicó que el reto será mantener el trabajo realizado durante el rectorado de Etienne Pérez del Río, así como también desarrollar cada uno de los objetivos planteados para alcanzar la excelencia en la UAT.

En otro tema, se espera que exista una estrecha colaboración entre los diputados federales y la administración estatal ante la negociación del Presupuesto de Egresos de la Federación (PEF) para el 2018, sobre todo ahora que se requiere de más recursos federales para diversas obras de infraestructura en la entidad.

Aunque el presidente de la Comisión de Presupuesto y Cuenta Pública de la Cámara de Diputados, Jorge Estefan Chidiac, ha dicho que el reparto del PEF será equitativo, se requiere sumar esfuerzos para obtener más recursos públicos para financiar programas y obras sociales.

El presidente de la Comisión de Infraestructura, Baltazar Hinojosa Ochoa, comentó luego de acudir al I Informe de Gobierno del alcalde Oscar Almaraz Smer, que se tiene planeado aumentar la inversión pública para mejorar las carreteras federales en el país.

Desafortunadamente, el presupuesto que ha solicitado el Instituto Nacional Electoral (INE) para las elecciones del 2018, que asciende a 25 mil millones de pesos, se contrapone cuando existen otras necesidades más urgentes que atender a lo largo y ancho del país.

Urge reducir el gasto en los procesos electorales y en el financiamiento de los partidos político, especialmente ahora que se requieren recursos extraordinarios para la reconstrucción de varios pueblos o comunidades que fueron devastadas por el sismo de 8.2° en Chiapas, Oaxaca y Tabasco.

Un rasgo de buena voluntad, sería que los diputados federales redujeron por lo menos el 20% el presupuesto solicitado por el INE para ser ejercido en la atención de los damnificados y la reconstrucción de sus viviendas.

Siguenos en Facebook