Esto entre otras factores más es lo que hace oler al PEJE el triunfo, bien sabe que la preferencia le favorece ante años de abusos desde el poder del PAN el PRI y el PRD, bien sabe que los ciudadanos estamos hartos de tanta simulación, inseguridad, pobreza, falta de oportunidades, pero sobre todo del cinismo con el que se comporta la clase política así como la impunidad y la corrupción con la que se manejan.

Dio inicio formal el proceso electoral 2018 por el cual se elegirá el 1° de julio al próximo Presidente de México , así como se renovará el Senado y la Cámara de Diputados Federal, 9 gubernaturas y en Tamaulipas a los 43 presidentes municipales y su cabildo.

Elección que sin duda será la más competitiva en la historia democrática del país con cuatro principales actores electorales, por un lado López Obrador, quien bien sabe que es su última oportunidad de alcanzar su sueño de portar la banda presidencial , el PRI que hará hasta lo impensable por mantener sus prebendas ,el recientemente formalizado Frente Ciudadano por México, conformado por el PRD ,MC y PAN , del cual solo se entiende su integración por el llano deseo de tener una oportunidad por alcanzar la “Silla del Águila” , ya que bien saben sus dirigentes que solos no tendrían ninguna oportunidad de meter mano al presupuesto y por último la casi segura participación de uno o mas candidatos independientes.

El escenario así visto hace pensar que el voto en contra de Andrés Manuel López Obrador, y lo que para muchos significa el riesgo de ser presidente ,se fraccionara entre las otras tres partes.

Esto entre otras factores más es lo que hace oler al PEJE el triunfo, bien sabe que la preferencia le favorece ante años de abusos desde el poder del PAN el PRI y el PRD, bien sabe que los ciudadanos estamos hartos de tanta simulación, inseguridad, pobreza, falta de oportunidades, pero sobre todo del cinismo con el que se comporta la clase política así como la impunidad y la corrupción con la que se manejan.

El hastío es comprensible y sin duda no se puede cuestionar, sin embargo la soberbia del equipo de trabajo de López Obrador  y del Él mismo los puede llevar a la derrota una vez más.

Nada crea más soberbia en el hombre que la megalomanía y aderezada por una columna infinita de personajes políticos y sociales que están dispuestos a hacer o decir lo que AMLO quiere escuchar o ver con la única intensión de ganarse un espacio o trabajo en el próximo sexenio puede llevar al de Macuspana al delirium tremens.

“Del plato a la boca se cae la sopa” reza el conocido refrán y esperar a que todos los que lo han acompañado en las malas y con ambiciones políticas propias se ve difícil que se dejen intimidar por el  tabasqueño y romper con Ricardo Monreal pudiera ser el primer error que lo aleje de la silla presidencial.

En 2018 se librará una épica batalla electoral que bien puede arrastrar al país a una pérdida de confianza por parte de los inversionistas extranjeros y nacionales, la ausencia de propuestas viables y reales por parte de AMLO de cómo combatir la inseguridad o estimular el desarrollo económico puede hacer que miles de millones de dólares abandonen el país y no dar muestras claras de que no llevara al país a una situación política, social y económica como la que vive hoy Venezuela será su principal reto.

Desconocer a las instituciones y desaparecer los poderes es algo que en algún momento rondó o ronda en su cabeza, lo externó en más de una ocasión, sin embargo el deseo desesperado de un cambio en las condiciones de vida de 52 millones de pobres les hará tomar el riesgo con la esperanza loable de tener un mejor ingreso y una mejor oportunidad de vida.

Esto apenas comienza, el camino es largo, pero lo deseable  sería que en la boleta apareciera un candidato independiente de cualquier partido político, sin lastre en su actividades pasadas, que tenga las habilidades que corresponden a tan alta responsabilidad y que de verdad quisiera romper con todas las prebendas, cochupos y corrupción que ha caracterizado a la clase política mexicana.

En otro orden de ideas, fuerte frente común presentaron las organizaciones de la sociedad, organismos empresariales y algunos actores políticos en contra de la necedad del presidente Peña Nieto por imponer a Raúl Cervantes como Fiscal General de la Republica por los próximos nueve años.

Un Fiscal carnal a modo, que tapara todo lo que se han robado desde el poder los priistas era lo que buscaban con este pase automático que se vino abajo.

Para rematar, cada día que transcurre, la sociedad ,desde la alternancia política de Tamaulipas se cuestiona ,con recurrencia, si existe una eficaz coordinación entre las instancias federales de garantizar la seguridad y las propias del Estado , así mismo cada día es más evidente para muchos la distancia que existe entre algunas autoridades del propio gobierno estatal responsables de garantizar la seguridad e impartir justicia, así como el creciente número de los delitos de alto impacto contrastan y hacen reflexionar a la sociedad si el gobierno estatal realmente conoce del problema y tiene el deseo de resolverlo.

Simplemente el discurso oficial tiene un tono que a la sociedad le cuesta entender y mucho menos tomar como cierto.

Siguenos en Facebook