Creemos que una Policía Estatal Auxiliar es de la mayor importancia dados los tiempos violentos que se padecen, y que es necesario que la sociedad tenga una amplia información sobre su composición, recursos y funciones específicas, para empezar a creer que se está haciendo algo para recuperar la paz, la tranquilidad, el sosiego.

Hubo un tiempo en Tamaulipas, que la temporada de cacería de la paloma ala blanca hacía rodar el dinero verde a raudales, llenando los negocios con turistas gringos (suspiro de nostalgia por el restaurante Sam´s Place de Reynosa), cargados ellos de rifles, disfrazados de Rambo, aún no inventado.

Era otra gallina de los huevos de oro, pero como ocurre ahora con el petróleo, el mismo gobierno se encargó de estrangularla, a través de la corrupción que practicaban TODOS los funcionarios que ponían sus manos en el proceso de autorización para la práctica de esta cacería.

Abundaban los guías de turistas que se contrataban para agilizar los trámites de permisos de todo tipo, incluyendo el reparto de sobornos entre funcionarios federales, estatales y municipales.

Millones de dólares quedaban regados entre los comercios tamaulipecos y en bolsillos gubernamentales cada temporada de cacería de la paloma ala blanca, estableciéndose indirectamente un equilibrio al eco-sistema pues el exceso del ave mermaba las cosechas en ciernes, comiéndose los granos.

Pero la afluencia de cazadores extranjeros se redujo gradualmente porque además de cargarles la mano para bajarlos del macho, los gringos eran objeto de otro tipo de abusos, hasta casi desaparecer ese tipo de turismo.

Ahora quiere el gobierno estatal, panista, reactivar la cacería de la paloma ala blanca, lo que resulta plausible pero estimamos que escogieron la peor temporada, con narco-violencia al alza, secuestro de extranjeros, tiroteos y bombazos a hoteles, secuestros y asaltos carreteros a autobuses.

Llamó la atención que el Gobernador Francisco García Cabeza de Vaca usara su mensaje alusivo, para deslizar como cosa secundaria la creación de una Policía Estatal Auxiliar, que estaría encargada de proteger a los turistas cinegéticos, para que lleguen sin problemas a ranchos y presas.

Aclaró el mandatario estatal, que esta Policía Estatal Auxiliar cumpliría también labores de vigilancia en las carreteras, pero sin incurrir en duplicidad con la policía federal, división caminos, sino sólo como apoyo complementario, secundario.

Creemos que una Policía Estatal Auxiliar es de la mayor importancia dados los tiempos violentos que se padecen, y que es necesario que la sociedad tenga una amplia información sobre su composición, recursos y funciones específicas, para empezar a creer que se está haciendo algo para recuperar la paz, la tranquilidad, el sosiego.

La cacería de la paloma ala blanca es de temporadas, pero qué bueno que inspiró al gobierno estatal a crear esta policía auxiliar para proteger a los turistas, porque el beneficio quedará permanente para los hombres del campo, cuyos ranchos, cosechas y maquinaria, son víctimas de los delincuentes.

Egidio Torre Cantú no movió un dedo para conservar a la Policía Rural, pero ahora puede ser refundada para volver a darle a ganaderos, agricultores y pescadores la seguridad que necesitan y merecen, y contribuir a generar la riqueza agropecuaria de otras épocas.

Tamaulipas fue en alguna ocasión, el granero de México pero ahora el campo está abandonado, postrado, relegado, olvidado. Hasta el voto verde se perdió.

El Secretario estatal de Seguridad Pública, el secretario general de gobierno, el Procurador General de Justicia, el Congreso local, alguien, cualquiera, debe mostrar a la Opinión Pública que las cosas se hacen en serio, medidas, maduradas, informando en detalle de la creación de esta nueva policía.

Ojalá no sea otra ocurrencia más, otra improvisación, otra buena intención. Ojalá que sea el principio del cumplimiento de la principal bandera electoral panista.

Recientemente, el gobierno entregó en la zona sur de Tamaulipas, seis patrullas que recibió como obsequio, regalo, donación, dádiva, presente, contribución, apoyo.

Egidio Torre Cantú fue un gobernante inepto y corrupto, pero él entregaba paquetes completos de vehículos, 170 en septiembre de 2012, 117 el 4 de diciembre de 2014, 104 el 31 de agosto de 2015, 47 el 5 de septiembre de 2016.

En temas políticos, el diputado federal Edgar Melhem Salinas atestiguó el sábado en su natal Río Bravo, la entrega de títulos de propiedad de INFONAVIT en la colonia Satélite, de manos del delegado Roberto Danwin Marroquín.

También fueron invitados de honor el presidente municipal Juan Diego Guajardo Anzaldúa, los cetemistas Reynaldo Garza Elizondo y Edmundo García Román, así como la diputada local Copitzy Yesenia Hernández García.

Edgar es coordinador de la bancada tamaulipeca, está en receso pero mantiene un intenso activismo pues lo mismo lo vemos con el delegado del IMSS en Ciudad Victoria, que con empresarios en Tampico o el presidente municipal Jesús de la Garza Díaz del Guante, en Matamoros.

El joven político fronterizo hará el viernes 18 su fiesta de cumpleaños en su rancho de Ciudad Victoria, y promete ser, como las anteriores, una cumbre de políticos, funcionarios y de candidatos embozados.

Habrá sobre todo, pre-candidatos pues el propio Edgar está apuntado como prospecto para el Senado, una posición que también pelean Baltazar Hinojosa Ochoa, Marco Antonio Bernal Gutiérrez, Enrique Cárdenas del Avellano, Yahleel Abdalá, Paloma Guillén Vicente, Oscar Leubbert Gutiérrez (si no consigue el PRI), Alejandro Guevara Cobos (él le tira a todo), y dicen que hasta Egidio Torre Cantú. Más los que se acumulen.

Egidio podría aventarse la puntada de ir a la fiesta de cumpleaños, pues aunque es despreciado por todos, muchos le rendirían todavía pleitesía y adoración pues no pueden renunciar a su condición de políticos.

El riesgo para Torre es que algunos podrían escupirle a la cara cuando los humos del alcohol les hagan perder la urbanidad. Es que el ex Gobernador dejó muchos pendientes, facturas sin pagar.

Los periodistas invitados llegarán con el ánimo de contratar publicidad, pero a condición de que los pagos sean en efe y por adela, para que no se repita la historia escrita por Guillermo Martínez García, que se embolsó dinero ajeno en la campaña anterior.

Se da por descontado que también asista el médico Felipe Garza Narváez y hasta el Alcalde Colgate, éste sí, traidor a su partido, pues está entregado en brazos del enemigo, donde presumen que ya les debe hasta la vida.

La narco-violencia no conoce límites y el desafío hacia el gobierno pone a temblar a presidentes municipales, como el de Güemez, cuya fachada de la sede edilicia fue balaceada, o el de Nuevo Padilla, que fue atacado en el monte, en un día de campo.

Reynosa y Río Bravo volvieron a ser escenarios de persecuciones, con la muerte de otro policía estatal y dos sicarios en la primera ciudad citada, y dos abatidos, en la segunda.

En Matamoros descubrieron un campamento de delincuentes, con fábrica de blindaje artesanal, armas potentes y municiones. En Reynosa capturaron a dos secuestradores y liberaron a un rehén, en un topón.

Sobre este tema, el licenciado Luebbert Gutiérrez subió a redes sociales una video-declaración dirigida a Ricardo Anaya, para recordarle que son funcionarios de su partido los que están siendo señalados con vínculos peligrosos.

“No puedes tapar el sol con un dedo”, le dice el priísta al presidente nacional del PAN, cuando le reprocha que trate de encubrir el nivel de desorden social que existe en Tamaulipas, así como el desempleo, el estancamiento económico y otras calamidades que se acentuaron en los últimos diez meses.

Luebbert y otros seis aspirantes a la presidencia estatal del PRI recogieron el sábado sus respectivas solicitudes de registro, con la presencia del delegado especial José Murat, que nunca quitó una cara de fastidio.

 La mayoría de ellos hicieron un pacto para echar abajo cualquier intentona de dedazo. Menos Alejandro Guevara Cobos.

 

 

Siguenos en Facebook