Al cierre de junio, el índice de morosidad de la cartera de consumo de la banca representó 4.37 %.

CIUDAD DE MÉXICO (Agencias).- El alza en las tasas de interés y la pérdida de poder adquisitivo ya están afectando la capacidad de pago de las familias en sus créditos con la banca, principalmente de consumo.

Cifras de la Comisión Nacional Bancaria y de Valores (CNBV) indican que, al cierre de junio, el índice de morosidad de la cartera al consumo se ubicó en 4.37 por ciento, la cifra más elevada en 19 meses. A su interior, los préstamos personales reportaron la tasa más elevada, con 5.44 por ciento.

En el financiamiento para vivienda, el índice de cartera vencida fue de 2.77 por ciento, y mantiene una tendencia a la baja, pero en el segmento de vivienda de interés social la cartera con incumplimiento de pago representó 8.93 por ciento del total.

Siguenos en Facebook