La gestión de CUE terminó en 2016, tras una elección que corrió paralela a la de Tamaulipas. Pero mientras aquí ganaría de manera contundente el panista FRANCISCO GARCÍA CABEZA DE VACA, en Oaxaca el PRI retornaría al poder con el hijo de JOSE MURAT como candidato, ALEJANDRO MURAT HINOJOSA.

El rostro del PRI tamaulipeco empieza a cambiar y dos figuras deberán repúntar como sus principales protagonistas.

El primero ya está nombrado y es el exgobernador oaxaqueño JOSÉ MURAT CASAB quien llega como delegado especial del CEN.

Abogado por la UNAM, operador de la vieja escuela con fama de puño firme, cumplirá el próximo 18 de octubre 70 años.

Nacido en 1947 ha visto pasar buena parte de la historia patria. Su niñez transcurrió en los años dorados de ALEMÁN y RUIZ CORTINES, estaba por cumplir 21 durante el estallido estudiantil de 1968 y fue cuadro joven del PRI bajo la docena populista de ECHEVERRÍA y LÓPEZ PORTILLO.

Andaba cerca de los 35 años cuando JLP estatizó la banca (septiembre de 1982) y tenía 41 cuando llega al poder CARLOS SALINAS (diciembre de 1988), el hombre que habría de privatizarla.

Durante su madurez le toca ver el levantamiento armado de la guerrilla zapatista (enero de 1994), año en que mueren LUIS DONALDO COLOSIO (marzo) y JOSE FRANCISCO RUIZ MASSIEU (septiembre).

Va a ser senador por 3 años (1994-1997) en la primera mitad del sexenio zedillista, luego será gobernador de Oaxaca para el periodo 1998-2004, cargo desde el cuál será testigo del ascenso de VICENTE FOX y su primer gobierno de la alternancia (diciembre de 2000).

Bajo la administración estatal de MURAT CASAB surge la disidencia de GABINO CUÉ quien abandona el PRI para ser alcalde de la capital oaxaqueña por el partido Convergencia (hoy MC) durante el trienio 2002-2004, sosteniendo ambos una rivalidad política abierta.
Dicho encono llegó al grado de impedirle a CUÉ llegar a la gubernatura en 2004 (abanderado por una alianza PAN, PRD, Convergencia), imponiéndose en los resultados el priísta ULISES RUIZ para el periodo 2004-2010.

Sin embargo, CUE buscaría la revancha en la siguiente elección (2010) logrando finalmente el triunfo anhelado, por la misma coalición de partidos, a la cuál se sumaría el PT.

La gestión de CUE terminó en 2016, tras una elección que corrió paralela a la de Tamaulipas. Pero mientras aquí ganaría de manera contundente el panista FRANCISCO GARCÍA CABEZA DE VACA, en Oaxaca el PRI retornaría al poder con el hijo de JOSE MURAT como candidato, ALEJANDRO MURAT HINOJOSA.

Es decir, el triunfo de CABEZA DE VACA y el de ALEJANDRO MURAT se gestan en la misma jornada electoral (5 de junio) aunque el primero asume en octubre y el segundo en diciembre del mismo año.

En este largo periodo señalado, JOSÉ MURAT CASAB ha sido cuatro veces diputado, amén de ocupar una larga colección de cargos partidistas, lo mismo en el CEN que en su entidad nativa, como secretario de Asuntos Internacionales, director de la escuela de cuadros, secretario de gestión social, secretario general adjunto y presidente del comité estatal en Oaxaca.

EL DIRIGENTE

La segunda figura que tendría a su cargo la resurrección del priísmo tamaulipeco será su nuevo líder estatal, que saldrá de un proceso selectivo a cargo del propio MURAT.

Hay muchos contendientes. Una encuesta realizada en Facebook por un sitio denominado infoespoder.mx señalaba como punteros a SERGIO GUAJARDO (45%) y OSCAR LUEBBERT (40%).

Aunque necesario es puntualizar que las redes sociales no necesariamente reflejan el sentir general de la militancia.

Ello, debido a su carácter selectivo que requiere del votante (1) el acceso a una computadora, (2) estar conectado a Internet, (3) pertenecer a dicha red social y (4) saber que existe la encuesta.

Sin embargo, quienes recordamos el modus operandi del partido tricolor sabemos que hay un indicador todavía más exacto que cualquier estadística. La dirección en que se mueve la “cargada”. Y todo indica que los búfalos ya corren en tropel en una dirección concreta.

Siguenos en Facebook