En reciente estudio de “México como vamos” hace notar que Tamaulipas decreció su PIB en -1.1% en el año 2016, pero que en el último trimestre del año pasado el retroceso fue del -3.7%, empujado básicamente por la contracción de la actividad petrolera pero también producto de la perdida silenciosa de actividad económica a consecuencia de la inseguridad.

A pesar de que los mexicanos que vivimos en entidades con altos índices de criminalidad , sobre todo delitos de alto impacto , pareciera que ya nos acostumbramos a las ejecuciones, balaceras y secuestros de amigos y conocidos, pareciera que hemos perdido toda capacidad de asombro , sin embargo yo estoy convencido que nadie quiere continuar viviendo bajo el imperio de la inseguridad y sus grupos delictivos , incluidos los de cuello blanco , que desde una oficina publica dirigen y orientan las acciones ilícitas.

Pareciera que es algo que no tiene fin, que no se  ve para cuando o como   podamos recuperar la paz y la seguridad que se nos arrebató por los menos, por unos cuantos que con ello ganan millonarias sumas de dinero abusando de la pobreza y falta de oportunidad de muchos jóvenes.

Para los mas es inaceptable la vida de zozobra en la que vivimos , para los mas recuperar la seguridad es su máximo anhelo, poder emprender un negocio licito sin que se te moleste , poder transitar a donde uno le plazca sin importar la hora ,el día o el auto en el que te desplaces, estar seguros que nuestros hijos regresaran por la noche a casa  y que nadie ira a perturbar tu sueño , así como saber con precisión a quien se le puede hablar en caso de tener problemas y que respondan de inmediato y con la seguridad de que realmente hacen respetar la ley.

El desanimo es palpable , la esperanza se esfuma con los días y la incapacidad por resolver o por lo menos ganar terreno es como un grito en el desierto, y el conocer por los medios de comunicación o por las redes sociales de los asesinatos a militares por quienes roban gasolina en ductos de PEMEX o el caos reciente de Reynosa , los asesinatos diarios en Cd. Victoria o en muchos otros puntos del país o la muerte de la Sra. Miriam Rodríguez Martínez en la puerta de su casa  solo hacen pensar a la sociedad que las autoridades están rebasadas , que a pesar de haber en esta lucha miles de elementos trabajando en ello y los miles de millones que se gastan es una lucha perdida en la que pocos ganan mucho y los mas cada día les cuesta más trabajo ganar un peso .

En reciente estudio de “México como vamos” hace notar que Tamaulipas decreció su PIB en -1.1% en el año 2016, pero que en el último trimestre del año pasado el retroceso fue del -3.7%, empujado básicamente por la contracción de la actividad petrolera pero también producto de la perdida silenciosa de actividad económica a consecuencia de la inseguridad.

Este lunes estará Osorio Chong en Reynosa con el Gabinete de Seguridad, seguramente evaluaran lo sucedido en los últimos días, pero también deberían evaluar la estrategia implementada hace tres años y evaluar si su evidente falta de buenos resultados se debió por una mala estrategia o una mala implementación de los responsables de garantizar la seguridad.

A un año y medio que concluya el periodo presidencial de Peña Nieto, quien en campaña se comprometió a erradicar la inseguridad fueron solo palabras al aire, lo cierto es que la tan publicitada propuesta de la Gendarmería fue meramente una propuesta vacía al calor de las campañas políticas.

Se deberá evaluar si realmente la seguridad debe ser responsabilidad de la Secretaria de Gobernación o debe implementarse nuevamente una Secretaria de Seguridad.

Son tantas las promesas incumplidas que la incredulidad de la sociedad es absoluta y lo peor que puede hacer una autoridad es tratar de “tapar el sol con un dedo”, asumir que sus gobernados no tienen dos centímetros de frente.

No incluir a la sociedad organizada en la ecuación de una posible solución es parte del problema, dejar a un lado la voz de los ciudadanos o hacer como que se les escucha es un mensaje nítido de que no hay voluntad política por resolver este millonario negocio, tanto para la delincuencia como para algunos funcionarios públicos.

La autoridad a pesar de ser la “experta”, si no tiene la confianza de la sociedad que dice representar jamás denunciara , jamás confiara si las bardas se hacen más altas , si se ve a los ciudadanos organizados como enemigos , como parte del problema y no de la solución.

Por lo mismo esta visita del Secretario de Gobernación reviste vital importancia, la cruel realidad que demuestran las estadísticas y los números  hablan de una marcada tendencia al alza de todos los delitos de alto impacto, a pesar de los miles de discursos, promesas y eventos multitudinarios.

Antes de irse de la Secretaria a buscar la Presidencia, Osorio Chong  debe tomar acciones contundentes que le hagan pensar a los mexicanos que puede ser un buen Presidente de la Republica  y no con los oídos sordos y la insensibilidad que ha demostrado en los últimos meses.

Siguenos en Facebook