Aseguro el funcionario estatal que eso había terminado y que habían recuperado el control sobre el funcionamiento del reclusorio. Eran mentiras. Dos días antes del sangriento motín de ayer, otro reo fue asesinado en su celda y el episodio fue ocultado por el mismo vocero.

El PRI de Tamaulipas y sus más conspicuos integrantes demostraron no tener mayoría de edad, libre albedrio, arrojo ni audacia, y sus balandronadas de que ya no aceptarían imposiciones desde la Ciudad de México, quedaron solo en flor de un día, llamarada de petate, puro pájaro nalgón.

En diciembre hubo una fiesta de cacaistones en Reynosa (Amira, Luebbert, El Caliches y otros) donde anunciaron que romperían las ataduras que les imponía la disciplina y que se darían un liderazgo estatal priísta a su propio gusto.

En febrero, otro hijo pródigo de ese solar, el ingeniero Ernesto Cantú Reséndez, tuvo un contagio tardío de esa emancipación política pues también hizo pronunciamientos en contra del tradicional “dedazo” que asesta el     CEN del PRI.

Pero han pasado los meses y estos y otros próceres de la región volvieron a caer en la catatonia política, perdonándole inclusive a Enrique Ochoa Reza que les juegue el dedo en la boca.

Esa fue la triste conclusión del análisis desarrollado el lunes en el programa “Reporteros en la mesa”, de Noti-GAPE Reynosa, donde se hizo un atisbo al futuro del PRI y la suerte que podrían correr sus candidatos, en la elección del próximo año.

Parecía que el desastre electoral del 2016 haría reconfigurar el carácter histórico del PRI, para devolverle reciedumbre, fortaleza, valentía, arrestos, pero fue una esperanza vana porque tiene inalterable su condición pusilánime, su apocamiento, su resignación ante su propia pequeñez.

Edgar Melhem Salinas y la bancada parlamentaria tamaulipeca se ha reunido dos veces con Enrique Ochoa Reza (en agosto de 2016 y en enero de 2017), incluido Baltazar Hinojosa Ochoa, pactándose compromisos que no se cumplieron.

Han pasado casi once meses desde que el PAN obtuvo más de 200 mil votos de diferencia sobre el PRI, lo que lo hizo acreedor a la gubernatura. Y han transcurrido casi siete meses, desde que Francisco García Cabeza de Vaca rindió protesta como titular del poder ejecutivo local.

Y sin embargo, el PRI no se mueve.

El encarcelamiento de Tomás Yarrington Ruvalcaba empeora las cosas porque será tema en las campañas de los candidatos del PAN en 2018, como cortina de humo o maniobra de distracción ante las promesas de campaña del proceso anterior que no fueron cumplidas por el actual gobierno, especialmente la transparencia y el combate a la corrupción.

Quienes quiera que sean los candidatos del PRI a Senadores y diputados federales el próximo año, tendrán un rechazo automático del electorado, por el papel poco decoroso desempeñado en este turbulento escenario de cambios estructurales, gasolinazos, presupuestos recortados, cacería de brujas o más bien de ex Gobernadores, y de exhibición de la puerca clase política mexicana.

Ayer ocurrió en el penal de Ciudad Victoria otro motín que vino a desmentir la información gubernamental de que habían recuperado el control al eliminar el auto-gobierno.

La información oficial es de que hubo el saldo de un fallecido y cuatro heridos, incluido un policía estatal, pero hay desconfianza sobre las cifras y se teme que sea otro el número de muertos.

El gobierno estatal, panista, se parece cada día más al gobierno priísta, pues practica los mismos vicios que descalificó durante la campaña. Un gobierno que miente pierde inexorablemente la confianza popular y es lo que está ocurriendo, otra vez.

Cuando se produjeron los motines intermitentes en el penal victorense, con la escandalosa fuga de 29 internos, un vocero gubernamental reconoció sin pena que seis meses después de que el PAN maneja el gobierno del Estado, todavía existían auto-gobiernos en todos los penales del Estado.

Aseguro el funcionario estatal que eso había terminado y que habían recuperado el control sobre el funcionamiento del reclusorio. Eran mentiras. Dos días antes del sangriento motín de ayer, otro reo fue asesinado en su celda y el episodio fue ocultado por el mismo vocero.

Las cosas van de mal en peor en materia de seguridad pública a pesar de que el gobierno estatal, panista, aumentó el impuesto sobre nóminas, con la promesa de que la recaudación se destinaría al combate a la delincuencia.

También era mentira, porque los reportes oficiales, de organismos nacionales, indican que Tamaulipas sufre un incremento en actividades reñidas con la ley, en detrimento de vidas humanas, de personas ajenas a esas actividades, que son llamadas daño colateral.

Sobre el mismo tema de la necesidad de recuperar la paz y la tranquilidad para la capital de Tamaulipas, el presidente municipal de Ciudad Victoria, Oscar Almaraz Smer, conversó ayer con periodistas para informarles de los resultados de las entrevistas con funcionarios del ramo, en la Ciudad de México.

Almaraz bosquejó frente a la prensa un ambicioso programa de restauración de una policía de proximación, que tendrá a su cargo la vigilancia en colonias y barrios, para disuadir conductas anti-sociales.

Pero también incluye el proyecto un reglamento que obligue a los ciudadanos al respeto mutuo, como una manera de conseguir una convivencia social armoniosa. Ya no será permitido por ejemplo, que un vecino tenga sus aparatos reproductores de música a un volumen que ahuyente el sueño o cause disturbios en la casa siguiente.

También se contempla limitar la venta comercial de bebidas espirituosas a clientes de negocios que evidentemente hayan rebasado el límite de su capacidad de control, es decir, cuando estén ebrios, los meseros les negarán el servicio.

Se trata de restablecer una convivencia social que evite los excesos y el alcalde Almaraz Smer apelará a la conciencia ciudadana, para conseguir la cooperación en esta noble cruzada.

En otros temas, el gobierno de Río Bravo mantiene vigente un programa de fomento al deporte en todas sus disciplinas y un grupo de animación de estos eventos, Panteritas Cheer y su entrenadora Wendolyn García Avila, entregaron un reconocimiento al presidente municipal Juan Diego Guajardo Anzaldúa.

Son 50 niñas y niños que asisten a encuentros deportivos para echar porras a los competidores y su entrenadora quiso premiar al Ayuntamiento que encabeza Juan Diego Guajardo, por su promoción de los deportes.

Juan Diego agradeció el diploma y reafirmó el compromiso del Cabildo, de alentar las competencias deportivas en todas sus manifestaciones, por ser una actividad que contribuye a la formación de ciudadanos sanos.

También Reynosa dedica tiempo y esfuerzo a los deportes y como consecuencia de esta participación de la presidente municipal Maki Ortiz Domínguez, la ciudad será sede del Torneo Latinoamericano de Beisbol.

La Liga Infantil y Juvenil de Beisbol de Reynosa “Niños Héroes” consiguió la sede de esta competencia para Reynosa, con la confirmación de la asistencia de seis equipos, que se enfrentarán del 23 de junio al 2 de julio, en el parque “López Mateos”.

La titular del Cabildo, doctora Maki Ortiz, recibió la confirmación de este evento, de parte de Ricardo Chávez Montemayor, presidente de la Liga, que hará también un desfile por las principales calles de Reynosa, con los equipos participantes.

Correo electrónico: [email protected]

 

Siguenos en Facebook