La versión extraoficial dice que el motín se originó por el cambio de reos de un penal a otro, particularmente aquellos que pudieran significar problemas para el resto de los internos.

 

Pese a las vacaciones de primavera que muchos nos hemos tomado, es casi imposible sustraerse de los acontecimientos que suceden en el mundo, en México y en nuestro querido territorio tamaulipeco.

Empiezo por el nuevo escándalo que el domingo pasado la capital de Tamaulipas vivió cuando una familia, incluyendo una menor -entre 10 meses y un año de vida-, junto a dos adultos, fueron acribillados en los primeros minutos del amanecer.

Ayer mismo, martes 18, la calzada Gral. Luis Caballero Vargas, mejor conocida como Tamatán, fue escenario de la llegada -con sirena abierta- de las “Fuerzas de Seguridad” por el nuevo zafarrancho que se originó en el penal de esta ciudad capital.

Hasta el momento de escribir esta columna no hay reporte de heridos o muertos, pero sí de detonaciones de arma de fuego y otra vez humo en el interior del penal.

La versión extraoficial dice que el motín se originó por el cambio de reos de un penal a otro, particularmente aquellos que pudieran significar problemas para el resto de los internos.

Lo anterior, más el acumulado, deja en claro que uno de los grandes problemas de los políticos convertido en autoridades civiles, es la credibilidad de la ciudadanía que les llevó al triunfo electoral, pero que al parecer eso no importa.

Incluye a este comentario, por la detención del matamorense Tomás Yarrington Ruvalcaba en tierras italianas y del ruido mediático y político que ha levantado en el mundo, en México y el estado.

Los medios han dado cuenta de una lista nunca completa sobre la identidad de hombres y mujeres que colaboraron con el economista y abogado de profesión, gobernante de este Tamaulipas que no tiene culpa de nada, solo de haberse equivocado en las casillas electorales.

Por otro lado, la noticia del Javidu, apocope que algunos medios le están dando al veracruzano Javier Duarte, y que recientemente fue “capturado” en Guatemala, hecho que ha despertado sospechas en muchos sentidos.

El espacio es breve y me contento con decirle que son distintas las versiones sobre la detención del exgobernador veracruzano, porque hay hasta contradicciones entre las voces autorizadas.

La primera duda es¿cómo fue exactamente el arresto del sábado pasado? Porque inicialmente se dijo que fue detenido en un pasillo del complejo hotelero, ubicado en el municipio de Panajachel, en Guatemala.

Otra versión es que le llamaron por teléfono al departamento donde se alojaba y él salió de manera voluntaria. Otra más, que Duarte salió a reportar a la administración fallas en los servicios del apartamento.

También se dijo que la clave es la reunión familiar, pero donde quedó la señora Karime Macías de Duarte, y dónde el resto de la familia que viajó el viernes del aeropuerto de Toluca a territorio guatemalteco.

Una de las versiones es que hubo negociación entre la esposa del exgobernador detenido y se involucra al presidente. Ya se comentó la expresión de compasión humanitaria que hace EPN a favor del ladrón más grande de Veracruz.

Finalmente hay inconsistencias en la fuga, por ejemplo la aerolínea de jets privados es propiedad de Bernardo Moreno León y de su hermana Rosaura Patricia, según Acta Constitutiva la empresa surgió en 2007 con 50 mil pesos y 500 acciones de 100 pesos c/u. La aerolínea se vinculó con Javier Duarte por su prestanombres Moisés Mansur -empresario-, que fue señalado por el actual gobernador, Miguel Ángel Yunes, cuando dijo “…juntos se robaron, más de mil millones de dólares… son socios en empresas de aviación…”

Siguenos en Facebook