No vas a querer que el amor de tu vida se espante por tu mal aliento, ¿no es así?

El tener mal aliento, o halitosis, es tal vez uno de los temores más grandes de las personas, porque está relacionado con su atractivo personal. Pero sobretodo, es importante que si tú lo padeces, busques la causa para poder combatirlo

Las mentas y chicles que están a la venta son sólo remedios temporales para el mal aliento, o halitosis. Por lo general, el mal olor de la boca puede mejorarse llevando una higiene dental adecuada: lavarse los dientes, usar hilo dental, usar enjuagues y visitar a tu dentista regularmente.

Las causas más comunes del mal aliento son los siguientes:

Mala higiene dental: Es simple: si no te cepillas los dientes y usas hilo dental diariamente, los restos de comida se quedan en tu boca acumulando bacterias y emitiendo vapores de olor. Es entonces cuando una placa invisible, llamada placa bacteriana, se forma sobre tus dientes y causa otros problemas como caries y gingivitis.

Alimentos: cuando comes, los alimentos se desintegran en tu boca, y algunas partículas que quedan pegada a los dientes, pueden ser las causantes del mal aliento. La cebolla y el ajo son famosos por causar halitosis, pero no son los únicos.

Boca seca: La saliva ayuda a mantener la boca limpia y humectada. Cuando la boca se seca, durante la noche, las células muertas se acumulan en tu lengua, encías y en la zona interna de las mejillas. Estas células se descomponen y causan el llamado “mal aliento matutino”. Si duermes con la boca abierta o tomas medicamentos que secan la boca, el problema se agudiza

Los trastornos de las glándulas salivales, las infecciones de los pulmones, los desórdenes metabólicos, y algunos tipos de cáncer causan mal aliento. Los problemas en el hígado y los riñones, así como una diabetes que no ha sido controlada, también pueden causar olores muy particulares que salen de la boca. La sinusitis o problemas nasales también causan halitosis.

El tabaco. Fumar seca la boca y causa un desagradable olor. Además, los fumadores están más predispuestos a desarrollar enfermedad periodontal, lo cual causa también mal aliento.

Ayunar muy seguido o una dieta muy estricta también son causas del mal aliento.

¿Cómo combatir el mal aliento?

Para contrarrestar la halitosis o el “aliento de dragón”, es importante cepillarse los dientes luego de comer. Es una buena idea tener un cepillo de dientes siempre a mano, en el trabajo, por ejemplo, para que no pases el día entero sin lavarte. Cuando te cepilles los dientes, debes tardar por lo menos 3 minutos. Y no te olvides de usar hilo dental una vez al día, cepillarte la lengua y tener un cepillo de dientes que no esté demasiado desgastado. El tomar agua también ayuda, puesto que mantiene la boca humectada. Y por supuesto, visitar a tu odontólogo o dentista regularmente es el mejor remedio.

Siguenos en Facebook