A pesar de que bien sabíamos que Tomas Jesús Yarrington Ruvalcaba era buscado por la autoridad americana y en México la PGR decía que lo buscaba, nadie se esperaba que finalmente la ley “le echara el guante” , todo hacia ver que eran arreglos y valores entendidos , así como muchas leyes mexicanas que se promulgan pero no se cumplen.

Como porcentaje de bateo contra la impunidad no está mal.

Todo parecía indicar que esta Semana Santa transcurriría sin algún acontecimiento que cimbrara a Tamaulipas, hasta los responsables de incendiar a nuestra entidad en una guerra por su control toman vacaciones en este periodo, que las notas de todos los medios de información darían cuenta de la gran demanda turística de las playas de la zona conurbada, así como de los miles de visitantes a los atractivos turísticos naturales con los que nuestra entidad cuenta en abundancia.

Que la nota roja se basaría en accidentes carreteros o uno que otro pasado en copas, así como los festejos religiosos de la Semana Mayor serian las notas más importantes.

A pesar de que bien sabíamos que Tomas Jesús Yarrington Ruvalcaba era buscado por la autoridad americana y en México la PGR decía que lo buscaba, nadie se esperaba que finalmente la ley “le echara el guante”  , todo hacia ver que eran arreglos y valores entendidos , así como muchas leyes mexicanas que se promulgan pero no se cumplen.

Fue en Italia donde los americanos lo encontraron, viviendo y paseándose plácidamente, disfrutando de los millones obtenidos a costa de los tamaulipecos, muchos de los cuales que antes lo alabaron o ensalzaron en algún medio de comunicación, como San Pedro a Jesús, tres veces lo han de negar y hasta denostar en los mismos espacios.

Hoy para el priismo es de vergüenza ajena, pero es uno más que se une a la larga lista de ex gobernadores de ese partido político que se dicen buscados por la autoridad.

Ex gobernadores priistas que nos recuerdan en todo momento que el PRI es corrupto y corruptor, pero también nos “escupen” en la cara lo condescendientes, por decir lo menos, que somos los ciudadanos, nos recuerdan ese ADN que cargamos de servilismo y cortesanos y que cada periodo de elecciones compramos, como la selección mexicana de futbol que nos hacen creer que si ganara el mundial, que son honestos y capaces y se vuelve a votar por ellos.

Yarrington a quien a mi me toco conocer desde antes que tomara el control de la tesorería estatal y padecer su persecución desde la Secretaria General de Gobierno, ya Él como Gobernador, era maquiavélico, soberbio al extremo, muy inteligente, pero de pésimos hábitos de vida, su peor error fue empecinarse en dejar al “güerito de oro” al frente de la máxima magistratura estatal.

Con Tomas, se dio continuidad a las prácticas voraces de su predecesor y que su sucesor las perfecciono y llevó a un nivel que solo Duarte, de Veracruz, hoy tras las rejas, le puede hacer sombra.

Tomas solo dejó 650 millones de deuda, Eugenio 14,500 millones, de ese tamaño fue el saqueo que por otros veinte años pagaremos los tamaulipecos de bien, que nos esforzamos día a día por ser mejores en base a un trabajo honesto.

Sin embargo, y es otra verdad, Tomas no tendría problema alguno si Sonia no hubiera presentado querella, ella fue la detonadora en buena medida de todo esto.

Tomas seguramente acabará pronto en una cárcel americana y quienes tiemblan hasta lo más profundo de su ser son sus “compinches” y el sequito de Eugenio, ya que el hilo conductor de los dineros se hará mucho más grande con todo lo que “escupa” en una Corte Tomas Yarrington.

Si su suerte lo lleva a una prisión mexicana es fácil pensar que algún accidente en el penal acabaría con sus días, seguramente muchos mexicanos lo preferirían dos metros bajo tierra.

Este fin de semana se unió a la lista de detenidos por extraditar Duarte de Veracruz, el más corrupto de los que se conoce, así como en Tamaulipas es de todos conocidos que el más corrupto es el “güerito de oro” y todos nos preguntamos si él sigue, o hasta cuando le permitirán andar pavoneándose por el país, imponiendo funcionarios públicos, haciendo negocio con el Gobierno Federal de Peña Nieto arrendando ambulancias al IMSS o camionetas a la CFE o financiando campañas políticas.

Al escribir estas líneas aun no se sabe la suerte que corrió Ricardo Martínez Rivas, la esperanza prevalece, por lo que desde este modesto espacio reciban la solidaridad de un servidor los hermanos, hijos, familia y amigos de Ricardo.

 

 

Siguenos en Facebook