Tiene las dos caras: fue político y ahora es académico, así que su visión no será, no puede ser, totalmente académica. Así que debemos escucharlo y a partir de ahí, entonces sí, juzgarlo.

 

¿Nos beneficia o nos perjudica el que seamos vecinos de Estados Unidos? Hay, en este sentido, más de un enfoque; sin embargo, quiero partir de un hecho, solo uno, para hacer comentarios sobre la conferencia que el Doctor Rodger Randle, de la Universidad de Oklahoma, impartirá este martes en el Colegio de Tamaulipas: Las relaciones entre México y Estados Unidos.

En más de una ocasión, por lo que sucede con el vecino país, se nos recuerda la expresión de que México está muy lejos de Dios y muy cerca de los Estados Unidos. Y si, esa cercanía, nos hace vivir –más cerca-, el potencial del sueño americano; pero también, de que ahí, a los mexicanos, solo se les quiere para que hagan trabajo que los gringos no quieren hacer… y, obvio, la discriminación racial en todos sus sentidos.

Como muchos mexicanos crecí pensando en todo lo bueno que nos dicen de los gringos, pero también, conociendo un poco de la historia; de como, por ejemplo, nos robaron la mitad del territorio mexicano. Pero luego, ya de grande, cuando leí a “Vecinos distantes” entendí la visión que, allá, tienen de los mexicanos: que no sabemos jugar, por ejemplo, en equipo, que solos más individualistas.

La otra idea que ha permeado, por siempre, es que Estados Unidos no tiene amigos: que tiene, eso sí, muchos intereses y que a partir de ahí, efectivamente, es como podemos entender lo que sucede en su relación con el resto del mundo y, especialmente, con México. Visión que, en la práctica, se acrecienta con la llegada de Donald Trump a la Presidencia gringa.

No conozco al Dr. Rodger Randle, quien este jueves dará una conferencia en El Colegio de Tamaulipas, ahí donde a Ruy Matías Canales los Vientos de Cambio no lo afectaron. Solo la información institucional que el Colegio esta difundiendo:

“Rodger Randle, nacido en 1943, es  profesor de la Universidad de Oklahoma y fue un eminente político del Estado de Oklahoma. Randle fue miembro de la Cámara de representantes de 1970 a 1972, luego del Senado de Oklahoma de 1972 a 1988, y en este periodo, fue dos veces presidente pro tempore del Senado y finalmente alcalde de Tulsa de 1988 a 1992.  Al terminar su gestión política fue designado como presidente del Campus Tulsa de la Universidad Rodgers hasta 1998. A partir de esta fecha es profesor de la Universidad de Oklahoma, Campus Tulsa y director del Centro de Estudios para la Democracia y la Cultura (Center for Studies in Democracy and Culture).”

Tiene las dos caras: fue político y ahora es académico, así que su visión no será, no puede ser, totalmente académica. Así que debemos escucharlo y a partir de ahí, entonces sí, juzgarlo.

 

La cercanía con los Estados Unidos tiene una ventaja y una desventaja. La ventaja depende de que tanto, esa cercanía, es para los Estados Unidos esencial para su estrategia de seguridad nacional; si es positiva, luego entonces, el trato no puede ser, ni debe ser, como el que Trump pretende darle a México; y es que, si nos ven, con una visión de potencia y de poderosos, nos ven de arriba abajo.

La desventaja de que nos vean con ojos de vencedores, de conquistadores, es que hoy en día con la interrelación internacional, puede obligar a México a tener mayor diversidad, por ejemplo, de relación comerciales. Y en este sentido, las otras potencias, ven en México esa cercanía con los Estados Unidos como una ventaja. Por ejemplo, en la segunda guerra mundial, está documentado, los alemanes invirtieron en la radio mexicana: como una forma de decir, estamos cerca de ti.

Siguenos en Facebook