La captura del exgobernador tamaulipeco Tomás Yarrington Ruvalcaba, a quien se le acusa por sus presuntas relaciones con la delincuencia organizada, ha derrumbado las aspiraciones de importantes políticos priistas, algunos de ellos que preparaban sus candidaturas al Senado y otros a las diputaciones federales o locales.

Pese a la feroz campaña mediática ordenada por Carlos Cantú Villarreal desde mediados del 2014 en contra del entonces senador Francisco García Cabeza de Vaca, el ex alcalde neolaredense avanza imparable exigiendo un cargo dentro del gabinete estatal, al mismo tiempo que prepara el lanzamiento de su candidatura a senador en el 2018.
Lo que parecía ser un rompimiento político lógico, da actualmente la impresión de haberse convertido en una reconciliación favorable para el expresidente municipal de Nuevo Laredo, quien ha logrado imponer a su gente en casi el cien por ciento de los cargos estatales en esta frontera.
Para lograr la imposición de gente suya en los puestos locales del gobierno tamaulipeco, Carlos Cantú ha contado con el apoyo de importantes funcionarios que se dicen cercanos al mandatario estatal Francisco García Cabeza de Vaca, entre ellos Gerardo Peña Flores, titular de la Secretaría de Bienestar Social y Oscar Villa, director de la COEPRIS en el estado.
De esta manera importantes posiciones forman parte ahora del activo político de Carlos Cantú, como son la rectoría de la Universidad Tecnológica, las direcciones de los hospitales Civil y General, la Quinta Jurisdicción Sanitaria, tres de las cuatro oficiales del Registro Civil, la gerencia general de la COMAPA, la jefatura de la Oficina Fiscal del Estado, la delegación local de la Subsecretaría del Transporte Público, y hasta el llamado Coordinador Político del gobierno del estado en esta ciudad, José Alberto López Fonseca, es reconocido públicamente como un servil lacayo a sueldo del exalcalde neolaredense.
Obviamente, la inconsistencia de todos estos contrastes políticos experimentados de octubre pasado al mes de abril en curso, ha resultado desconcertante para la ciudadanía, sobre todo entre quienes esperaban un cambio radical con Carlos Cantú fuera de toda actividad política administrativa o de elección popular.
Durante los últimos 10 días, se multiplicaron en las redes sociales las publicaciones pagadas a columnistas por Carlos Cantú,  que exigen su inclusión en el gabinete estatal, argumentando su estatus de “el mejor presidente municipal de la república mexicana del 2016”, mención también pagada mediáticamente con dinero del erario municipal neolaredense.
El desconcierto es abrumador en Nuevo Laredo. Hasta las dirigencias del PRI y MORENA guardan silencio, ante la posibilidad de que Carlos Cantú surja como candidato a senador abanderado por cualquiera de estos dos partidos políticos, en caso de que el PAN lo deseche en definitiva.
La captura del exgobernador tamaulipeco Tomás Yarrington Ruvalcaba, a quien se le acusa por sus presuntas relaciones con la delincuencia organizada, ha derrumbado las aspiraciones de importantes políticos priistas, algunos de ellos que preparaban sus candidaturas al Senado y otros a las diputaciones federales o locales.
Por lo pronto se descarta que sean postulados a la senaduría los actuales diputados federales Baltazar Hinojosa Ochoa, Marco Antonio Bernal y Mercedes Guillén Vicente.
De la misma forma, queda fuera de cualquier postulación Oscar Mario Hinojosa Ramírez, quien fuera director general de la Policía Ministerial de Tamaulipas durante el gobierno de Tomás Yarrington.
De Hinojosa Ramírez se puede señalar que radica en Nuevo Laredo, en donde tiene una Notaría Pública y está casado con Carmenlilia Cantú Villarreal, hermana del exalcalde neolaredense Carlos Cantú Villarreal.
De hecho, se advierte que tanto el gobierno de los Estados Unidos como la Procuraduría General de República (PGR), extenderán sus investigaciones en torno a los principales exfuncionarios del gobierno dirigido por Tomás Yarrington Ruvalcaba, sobre todo sobre quienes tuvieron actividad relacionada con las direcciones generales de Seguridad Pública y la Policía Ministerial.
Del exgobernador y actual senador Manuel Cavazos Lerma, se comenta que puede darse por bien servido si no le imputan alguna responsabilidad, pero se da por seguro que su carrera política ha concluido totalmente.
Por hoy es todo, pero mañana estaremos nuevamente en estos espacios de las redes sociales, Dios mediante.
Siguenos en Facebook