“¡La opinión de este supuesto juez, que básicamente nos quita [la capacidad] de aplicar la ley, es ridícula y será anulada!”, advirtió el presidente estadounidense en su serie de tuits.

WASHINGTON.-(La Nación) El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, volvió a elegir Twitter para disparar contra un nuevo enemigo de su gobierno: la Justicia. Específicamente, contra el juez federal James Robart, quien anoche suspendió de manera temporal el decreto presidencial que restringe el ingreso de personas de siete países de mayoría islámica y pone en pausa el programa de refugiados.

“Cuando un país ya no puede decidir quién puede y quién no puede entrar y salir en él, especialmente por razones de seguridad, ¡es un gran problema!”, afirmó en un primer tuit, un día después de que el juez de Seattle bloqueara temporalmente su decreto.

“¡La opinión de este supuesto juez, que básicamente nos quita [la capacidad] de aplicar la ley, es ridícula y será anulada!”, advirtió el presidente estadounidense en su serie de tuits.

“Interesante cómo algunos países de Oriente Medio están de acuerdo con la prohibición. ¡Saben que si se permite entrar a algunas personas es muerte y destrucción!”, dijo en otro mensaje en la red social.

Siguenos en Facebook