La Oficina Nacional de Emergencia (Onemi), dependiente del Ministerio del Interior, informó hoy que solicitará apoyo internacional para combatir “los peores incendios forestales que no conocía en su historia”, que afectan a diversas regiones en el país.

Santiago de Chile.-Una ola de calor sin precedentes, la sequía y la negligencia humana se han aliado para convertir a Chile en un polvorín durante el verano austral, con más de 2 mil 600 incendios forestales que ya han calcinado más de 127 mil hectáreas, los peores registros del último medio siglo.

La Oficina Nacional de Emergencia (Onemi), dependiente del Ministerio del Interior, informó hoy que solicitará apoyo internacional para combatir “los peores incendios forestales que no conocía en su historia”, que afectan a diversas regiones en el país.

El director de la Onemi, Ricardo Toro, dijo que “se realizan las coordinaciones, junto al Ministerio de Relaciones Exteriores para solicitar apoyo internacional a los gobiernos de Estados Unidos, Canadá, México, Argentina, Brasil, Uruguay y Perú.

Estamos enfrentando los incendios del futuro. Son incendios con tormentas de fuego y explosiones, que en un minuto consumen una hectárea”, dijo por su parte Aarón Cavieres, presidente ejecutivo de la Corporación Nacional Forestal (Conaf), el organismo estatal que tiene a cargo las políticas de prevención y lucha contra el fuego.

El número de incendios desde mediados de 2016 hasta la fecha, y sobre todo la superficie devastada por las llamas, han tenido un incremento sin parangón desde 1963, cuando la Conaf empezó a recopilar la información de los incendios forestales.

han afectado casi 128 mil hectáreas en lo que va de la temporada 2016-2017.

En el periodo actual de la temporada 2016-2017, que va del 1 de julio de 2016 al 31 de julio de este año, se han originado 2 mil 681 incendios que han afectado casi 128 mil hectáreas, lo que supone un incremento del mil 275 % si se compara con las 9 mil 263 hectáreas que habían sido arrasadas hace un año en la misma fecha.

Los siniestros activos afectan a las comunas de Santa Cruz, Pumanque, Marchigüe, Paredones, Pichilemu y Chepica.

La situación más crítica es la de la región de O’Higgins, en la zona central del país, donde las últimas semanas se han quemado más de 56 mil hectáreas, un 3 mil 433 % más que el año pasado, según cifras de la Conaf.

Una gran parte de ese territorio ha sido devastado por las llamas de un voraz incendio que afecta la zona de Pumanque, unos 210 kilómetros al sur de Santiago, que en apenas tres días ha quemado más de 24 mil hectáreas de vegetación y plantaciones y ha arrasado con varias viviendas.

Este viernes, la presidenta Michelle Bachelet decretó “zona de catástrofe” a las provincias de Colchagua y Cardenal Caro en la región de O’Higgins y para las comunas de Cauquenes y Vichuquén en la Región del Maule, con el fin de destinar todos los recursos necesarios.

 

Siguenos en Facebook