La moneda de México intenta resistirse a los embates financieros que provoca el presidente electo de Estados Unidos con sus comentarios sobre el país.

Las primeras acciones del Banco de México encaminadas a mantener la fortaleza del peso ante otras divisas han repercutido poco en el tipo de cambio, pues éste se ha disparado otro 1.22% en las siete jornadas después de que el banco central elevara en 50 puntos base los tipos de interés.

El tipo de cambo rondaba los 20.41 pesos por dólar el día en que la Junta de Gobierno del Banxico elevó la tasa de interés interbancaria hasta una base de 5.25%, un nivel no visto desde junio del 2009, cuando la crisis financiera internacional tocó su punto más álgido y año en que también la economía mexicana se desfundó un 6.5 por ciento.

La paridad cambiaria cerró este viernes en 20.66 pesos por dólar y aunque significa una apreciación de 0.43% a favor de la moneda mexicana ante los 20.75 pesos por dólar que el tipo de cambio registró el jueves, la cifra semanal supone un saldo negativo para el peso.

Entre lunes y viernes, las últimas cinco jornadas, el peso se depreció 0.48 por ciento.

En los bancos capitalinos, el dólar libre cotizó a la venta en un promedio de 21.10 pesos por billete verde, mientras que a la compra cotizó en 19.98 pesos.

El valor del peso se ha ido deteriorando tras el triunfo del republicano Donald Trump en las elecciones presidenciales de Estados Unidos, principal socio comercial de México.

El magnate, que ha esgrimido la promesa del proteccionismo como estrategia económica, hizo cimbrar fuertemente la moneda mexicana tras su elección, propinando al peso una devaluación de cerca de 14% entre el 8 de noviembre, el día de la elección en Estados Unidos, y el 11 de noviembre.

Desde entonces, el valor del peso ha ido fluctuado entre alzas y bajas, perdiendo en la última semana un 1.22%, aún con los ajustes del Banxico.

Siguenos en Facebook